Tsunami de candidatos: 484 para 47 puestos

Tsunami de candidatos: 484 para 47 puestos

Muchos nombres y pocos escaños. En eso se resume la disputa por las apreciadas curules de las corporaciones antioqueñas. Una avalancha de aspirantes está en campaña, pero a cientos los castigaran los números y van rumbo a quemarse. Esta disputa es compleja, en la que unos pretenden dar la sorpresa y otros aferrarse a su puesto mediante la estructura que han construido por años.

Para alcanzar un escaño en el Concejo, el partido o movimiento tendrá que alcanzar un umbral cercano a 27.000 votos, de lo contrario no lograría representatividad. Por su parte, en la Asamblea, la cifra es más alta, se requieren alrededor de 62.000 apoyos.

El consultor político Guillermo Henao afirmó que para lograr este número de votos los aspirantes tienen que conquistar un “nicho” de la población. Esto incluye una propuesta en temas específicos, búsqueda de un segmento pequeño de intereses y la construcción de equipo, una estructura de líderes barriales.

Panorama en el Concejo

Un manojo de 15 listas, con un total de 276 candidatos se disputan 21 escaños o 20 (Ver recuadro). Son 10 partidos políticos, 3 movimientos por firmas y 2 coaliciones.

Para la vicepresidenta de la Asociación Colombiana de Consultores Políticos, Nury Gómez, la elección “está mediada por la favorabilidad de la colectividad y por la fuerza de líderes movilizadores”, como congresistas o cabezas barriales. Así está el pulso.

La Alianza Verde tiene un escaño y quiere aumentarlo. Consolidó una plancha con líderes poblacionales y sectoriales. Le roba espacio a los movimientos por firmas, ya que comparten el mismo nicho. Entre sus candidatos se destacan: Yomar Benítez, del grupo del representante León Fredy Muñoz, y Daniel Duque, apoyado por la senadora Angélica Lozano y su defensa de la calidad del aire.

En Antioquiael uribismo es mayoría. Su caudal, impulsado por el expresidente Álvaro Uribe, le apuesta a mantener las seis curules o sumar una más. Tienen una estructura burocrática. La competencia interna en el Centro Democrático es fuerte, los nombres de los cabildantes van a cambiar y los matices medirán su poder. La sorpresa la podría dar un candidato joven como Sebastián López, quien tiene como propuesta bandera eliminar el fleteo, hace parte de la casa Valencia y recogerá el equipo de Jaime Mejia.

Los consevadores tienen una votación cercana a los 70.000 votos, es decir, tres escaños. Su lista es vigorosa, con aspirantes de todos los matices. Perdieron al concejal Álvaro Múnera, quien aspira a la Asamblea y tiene prestigio por su cruzada animalista. Se destacan: y Lucas Cañas, de Equipo Antioquia, del senador Carlos Andrés Trujillo y el actual concejal Carlos Alberto Zuluaga, quien buscará repetir.

Por su parte, el liberalismo, se mantiene con nichos duros como los de Fabio Rivera y la Universidad de Medellín, el grupo de Valientes y el Socialdemócrata. Como colectividad pretenden arañar un cuarto escaño. Se destaca Rivera, quien es el llamado a ser el más votado de la corporación. No obstante, Aura Marleny Arcila, sin un congresista que la apoye, y Bernardo Alejandro Guerra, cuestionado por corrupción, cuentan con un camino minado.

El Partido de la U viene perdiendo apoyos. Mantener las tres curules sin el concejal más representativo de su colectividad, Jesús Aníbal Echeverri, será una tarea compleja. En su lista: Jorge Luis Cardona, fue el elegido de Echeverri para sucederlo y Luis Carlos Hernández Castro, es el candidato del grupo del senador Germán Hoyos.

Además, del manojo de partidos con planchas, hay unos sin concejales sin equipo y apoyo tradicional. Su camino está enredado en la difícil tarea de alcanzar la cifra repartidora. Estos son: la ASI, con nombres nuevos; Colombia Justa Libres, con voto cristiano; Colombia Renaciente, Reivindicación Étnica Pre y Farc, en sus primeras apariciones.

No obstante, las listas por firmas y las coaliciones quieren dar la sorpresa. Para Henao, estas son una “buena apuesta para hacer alianzas temporales y no perder representación”

La alianza entre Cambio Radical y Mira, al sumar la votación, confían que alcanzarán un tercer escaño. Cuentan con militantes fieles y designados fuertes como la exsenadora Liliana Rendón, quien lucha por el adulto mayor, y Juan Gabriel Vélez, de la casa de Envigado, que tiene como bandera apoyar la educacion.

La plancha alternativa de Queremos, impulsada por el Polo, Colombia Humana – UP y el Mais, pretende unir los votos de izquierda. Entre ellos, marca la apuesta la actual concejala Luz María Múnera, y Amaury Núñez, designado por el senador Jorge Robledo.

El movimiento de mujeres Estamos Listas, mediante los “círculos de confianza” crearon un esqueleto, en el que sistematiza cada uno de sus apoyos en una hoja de Excel. El fervor de ser la única lista femenina en Latinoamérica le daría apoyos y reconocimiento.

Independientes, impulsado por el candidato a la Alcaldía Daniel Quintero, tiene la oportunidad de realizar lo mismo del movimiento Creemos en 2015 y alcanzar un par de escaños. La lista tiene representantes con trayectoria, como el excandidato a la Alcaldía Luis Bernardo Vélez, quien pretende lograr más inversión en lo social.

Por último, el movimiento Todos Juntos, que acogió a los concejales del desaparecido Creemos, Daniela Maturana Daniel Carvalho, van por cuatro curules. Sin embargo, salvo los dos corporados, los demás integrantes de la lista no tienen trayectoria política con suficiente capacidad para arrastrar la lista.

Disputa en la Asamblea

Son 208 los candidatos en 10 listas que compiten para ocupar uno de los 25 escaños en disputa. El 26 se le asignaría al segundo en votación por la Gobernación. Cabe resaltar, que no hay grupos por firmas, todas las listas son conformadas por partidos políticos y dos son coaliciones.

Para Gómez es “un voto con poco interés por la ciudadanía, es el menos conocido, es la cuarta opción”. De esta forma, un consultor político, conocedor de la movida política de estos cargos, afirmó que la distribución de los escaños entre los partidos no variaría, será similar a la que existe en este periodo. Pero, los nombres de los elegidos podrían cambiar, porque los grupos políticos apoyan nuevos nombres.

El verde tiene la meta de aumentar la representación. Los dos diputados del partido, Saúl Úsuga Rogelio Zapata, de la columna vertebral del representante Fredy Muñoz, buscan repetir y tienen su apoyo. El congresista quiere ampliar su grupo a 3 diputados y respalda a Duvan Mozo y Gustavo García. El partido cuenta con jóvenes que podrían dar la sorpresa, como el excandidato a la Cámara, Diego David Ochoa, con su apuesta en crear una agencia para la educación.

El Centro Democrático es la bancada más fuerte. Su maquinaria le permitiría conservar el mismo caudal, es decir, los siete miembros que tiene hoy. Verónica Arango, apoyada por los Paolos, de la senadora Paola Holguín, y Roque Arismendy, de la casa Valencia, se disputan ser los más votados.

Por su parte, los conservadores se la juegan a mantener su apoyo tradicional, sostener los cuatro diputados. Son fuertes en los municipios, pues ganaron 26 alcaldías y la ideología representa al antioqueño. Entre sus nombres podría dar la sorpresa el exconcejal Múnera, quien espera arrastrar opinión. También, el equipo de Germán Blanco puede llevar un rostro nuevo, ya que no apoya al diputado Carlos Ríos sino a Jorge Correa. También entra en la disputa conservadora, Juan Esteban Villegas, quien tiene la bendición del grupo Conservadores de Vida, liderado por el senador Juan Diego Gómez.

Los liberales, de 26 candidatos posibles, solo tienen 12, eso le dificultará conservar las cinco curules y aumentar una más. Al interior cuenta con fuerzas poderosas, como la de la casa de Envigado, que trabaja para Juan Carlos Palacio, también con el apoyo del concejal Rivera. Pero, tiene grupos con incertidumbre, el conflicto en la casa de la Universidad de Medellín tiene la votación dividida, Rubén Callejas apoyado por Aura Marleny Arcila, y Hernán Torres, por el senador Iván Agudelo.

La U tiene cuatro representantes y bajo la línea de dos senadores, Juan Felipe Lemos y Germán Hoyos pretenden afianzar sus grupos políticos y defender la votación. Su dificultad radica en que ya no son el partido del presidente. Lemos le dio la bendición al diputado Rodrigo Mendoza, quien también tiene el voto tradicional de Jesús Aníbal Echeverri, y Hoyos, impulsa a un nuevo rostro, Jairo Ruiz.

La ASI tiene un diputado y el objetivo de salvaguardar su representación. El partido recibió disidentes del Centro Democrático, como Juan David Escobar. El Partido Farc y Colombia Justas y Libres hacen su primera aparición. Ellos no cuentan con maquinaria, ni opinión que garantice que puedan alcanzar el umbral.

Por su parte, la alianza de Cambio Radical (con dos miembros en la Asamblea) y el partido cristiano Mira, conforme a los números anteriores, podrían sumar otro diputado. El Mira, sin escaño actual por no alcanzar el umbral, sumaría cerca de 40.000 votos, llegaría a 190.000 y lograría un tercer escaño. Entre sus apuestas se destaca la cabeza de lista, Alex Osorio, apoyado por el único representante, Mauricio Parodi.

La coalición alternativa Queremos, quiere mantener la característica curul de oposición. El diputado Luis Peláez, tendría el apoyo del exdiputado y actual representantea la Cámara, Jorge Gómez, además del senador Jorge Robledo .

FUENTE EL COLOMBIANO