De capa caída, los vehículos nuevos en Antioquia.

En lo corrido del año a marzo, 9.245 carros han sido estrenados en Antioquia. Así lo demuestran los datos del registro de matrículas que, pese a presentar una desaceleración de 0,8 %; frente al total nacional fue una región a la que le fue bien, pues la caída en el sector automotor fue de 3,5 %, para un total de 54.215 matrículas registradas en el mismo periodo.

Pese a esta situación, Eduardo Visbal, vicepresidente de Comercio Exterior y Vehículo de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) sostuvo que “estamos apostándole a las 255 mil matrículas nuevas para este año”.

Las cifras, proporcionadas en conjunto con la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), también demuestran que la región antioqueña sigue siendo un porcentaje importante del mercado (17%); es segundo en el total de registros de vehículos nuevos, solamente sobrepasado por Bogotá D.C.

La capital del país concentra 32,9 % de los carros matriculados con 17.848, una disminución de 8,4 %. Entre 31 departamentos, 15 tuvieron variaciones positivas en el acumulado del año frente al mismo periodo de 2017.

De acuerdo con una conversación sostenida ayer con el fundador de Raddar,Camilo Herrera, este año las matrículas se ven impactadas debido a la desaceleración en el consumo de los hogares específicamente de los bienes durables, como los vehículos. Esta situación es consecuencia, de la economía, que apenas está dando signos de recuperación, y de la desconfianza que provoca el panorama electoral en el país, que aún es incierto.

En marzo, Eduardo Visbal adjudica el resultado (-7,1 %) a los días de Semana Santa que, sin duda, cada año marcan las ventas del mes en el que ocurren, en este caso marzo. En Antioquia, el registro de matrículas cayó a 3.251, es decir 4,4 % (ver Dicen de…).

Preferencias

Los automóviles (4.705) y utilitarios (3.050) son los carros preferidos en Antioquia, y concentran 83,8 % de las matrículas nuevas, en línea con el comportamiento en el territorio nacional.

Cuando el desagregado se mira por ciudades, tres están en el top 10 de compradores de vehículos nuevos: Medellín, con 4.387 carros; Envigado, con 2.926, y Sabaneta, registró 1.054 vehículos.

Envigado es una de las ciudades en las que los registros aumentaron, 12,2 % en el primer trimestre, un comportamiento atípico para el ritmo en el que se movió el resultado en el mercado nacional.

Finalmente, las preferencias en marcas a nivel país en los tres primeros meses, de acuerdo con la estadística presentada están entre: Chevrolet (11.669), Renault (10.445), Nissan (4.850), Kia (4.741) y Mazda (4.350) .

FUENTE EL COLOMBIANO

Es imparable el taxímetro de las quejas en sistema de salud.

La Superintendencia Nacional de Salud (Supersalud) informó que durante el 2017 recibió en promedio 1.300 quejas de pacientes, al día, por fallas en el servicio; es decir, 54 casos cada hora.

Además, indicó que en el mes de febrero de este año las peticiones, quejas, reclamos y denuncias por servicios médicos aumentaron en un 21.45% con respecto al mismo mes del año anterior.

La Supersalud también informó que 42.588 personas acudieron, en el mes de febrero, ante organismos de defensa de derechos para denunciar alguna anomalía con la prestación del servicio de las cuales, 32.862 lo hicieron por no poder acceder al servicio de salud que requiere mientras que unas 4.634 personas, remitieron quejas por trámites administrativos como autorizaciones o asignación de citas.

Entre las principales razones de los pacientes se encuentra la inconformidad que tienen respecto a los servicios médicos de las EPS, la entrega oportuna de medicamentos y los cambios en la afiliación de la entidad promotora de salud sin previo aviso.

FUENTE EL COLOMBIANO

Hoy inicia discusión sobre eliminación de los tres ceros del peso.

La Junta Directiva del Banco de la República debatirá hoy a las 2:00 p. m. el proyecto de ley para eliminar los tres ceros del peso colombiano. Así lo informó el ministro de Hacienda,Mauricio Cárdenas, el pasado sábado.

El funcionario indicó que luego de ser debatido por el Emisor, el proyecto de ley será radicado ante el Congreso de la República. “Tenemos la firme convicción de que el país está listo para dar ese paso, ahorrar en términos de costos de transacción, simplificar la vida de las personas, facilitar el intercambio”, afirmó durante una visita a la ciudad de Pereira el 17 de marzo.

De darse la aprobación de este proyecto por parte del Senado, la aplicación de la medida no sería inmediata. Los nuevos billetes y monedas empezarían a circular a partir de 2020, según el gerente del Emisor, Juan José Echavarría, pues considera oportuno un periodo de transición de tres años.

“En 2019 se eliminaría la vieja familia de billetes, porque si no sería muy traumático que tuviéramos tres familias a la vez. Lo que nosotros queremos es que a comienzos de 2020 tengamos dos: la nueva con ceros y la sin ceros”, explicó.

Esta propuesta revivida el pasado 24 de febrero por el titular de la cartera de Hacienda no es nueva, de hecho, en 2001 el senador José Jaime Nicholls (q.e.p.d) presentó ante el Senado un proyecto de ley con el mismo objetivo: reducir los ceros del peso colombiano para simplificar el manejo de las cantidades de la moneda.

Pero, ¿cuál sería el costo de quitar los ceros? A juicio de Echavarría se ubicaría en 400 mil millones de pesos, un valor bajo si se tiene en cuenta que parte del metal de las monedas existentes se podría recuperar y reconvertir. Al cierre de febrero, el Banco de la República tenía 7.495 millones de monedas y 2.865 millones de billetes en circulación.

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), por su parte, explicó a EL COLOMBIANO que los costos del cambio de las planchas de los billetes, así como delsoftware y las campañas educativas son menores frente a la facilidad transaccional al eliminar los tres ceros.

“Se ha mencionado el supuesto costo de la producción de nuevos billetes. En realidad, estos van rotando rápidamente y su sustitución por nuevas denominaciones ocurre de forma natural en periodos de dos años. Así, el costo de dicha reforma se limita a la acuñación de nuevas monedas, para permitir transar los centavos tras la eliminación de los tres ceros en los actuales billetes”, concluye .

FUENTE EL COLOMBIANO

¿Qué tan listos estamos para los retos energéticos?

Colombia está a medio camino entre los países que están listos para tener una transición energética exitosa, y ocupó el escalafón 32 entre 114 economías evaluadas. El país tiene un “rendimiento del sistema superior a la media, pero con una disponibilidad de transición inferior, lo que indica que se requiere incrementar esfuerzos para mantener y mejorar el desempeño actual”.

Así lo dio a conocer el Foro Económico Mundial, en el marco del encuentro que se realiza en Brasil, especializado en América Latina (ver Origen), a través del informe Fostering Effective Energy Transition, a Fact-Based Framework to Support Decision-Making (Fomentar la transición energética efectiva, basada en hechos para la toma de decisiones), y en el que lanza por primera vez el Índice de Transición Energética.

En Latinoamérica, países como Uruguay, Costa Rica, Chile y México tuvieron posiciones destacadas, así como en el panorama global en los que estuvieron en el puesto 13, 20, 24 y 28.

Pero, ¿por qué es importante estar a tono con la transformación energética? De acuerdo con la organización existe el reto de “proporcionar energía a más de mil millones de personas que carecen de ella, y reconocer la demanda para adicional para dos mil millones de personas a 2050”.

Una meta que se puede lograr y que además repercutirá en beneficios de cobertura, precios y agentes del mercado. Según el indicador, los países ejemplo en este aspecto son Suecia, Noruega, Suiza y Dinamarca, que encabezan la clasificación global.

El escalafón, incluye el desempeño del sistema, basado en la distribución de energía teniendo en la mira el “triángulo energético”, que comprende un sistema que apoye el desarrollo económico y el crecimiento, el acceso a la energía de manera segura y confiable, y con sostenibilidad ambiental.

La medición también incluye qué tan preparados están los países para la transición, a la luz de seis dimensiones: disponibilidad de inversión y capital, regulación efectiva y compromiso político, estabilidad institucional y gobernanza, ambiente innovador e infraestructura que así lo soporte, capital humano y la habilidad del sistema actual en adaptarse al cambio.

Hallazgos del FEM

De acuerdo con el Foro, 80 % de los países han mejorado en los últimos cinco años sus sistemas energéticos, pero se necesitan resolver varios desafíos en este aspecto: los niveles de emisión de partículas se han deteriorado 50 %, la intensidad del carbón se mantuvo constante y la productividad energética mejoró 1,8 % anual, pero cayó de 3 %. Además el acceso sigue siendo limitado en algunos países y el precio de la electricidad siguen incrementándose pese a la caída de los precios del combustible.

La apuesta transversal debe ser que los países puedan fomentar el progreso estableciendo condiciones más favorables para el sistema de energía, en las dimensiones propuestas y sinergias entre los actores del sistema, recomienda el Foro. Y los países deben aprender de las experiencias de otros territorios para que realicen su propia hoja de ruta.

“Para Colombia hay muchos retos, aunque ha habido mejoras significativas con una matriz energética diversificada y con las acciones del Gobierno para potenciar un mercado competitivo y sostenible”, dijo Raúl Ávila, docente de la Universidad Nacional.

Profundización en Colombia

En el desempeño del sistema, Colombia tiene una posición destacada en sostenibilidad del medio ambiente, específicamente por la intensidad del uso de energía, y también en acceso a este servicio y la seguridad, debido a la no dependencia de las importaciones para mantener abastecido el mercado interno.

Quedan unas tareas de cara a la transición que se debe dar; específicamente en regulación y compromiso político, en el que Colombia ocupó el puesto 102 entre 144 economías. “No se ha dado una integración efectiva de las fuentes renovables no convencionales a nuestro sistema, esto nos está relegando”, explicó Daniel Vicente Romero, director Cámara de Grandes Consumidores de Energía de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi).

Más allá de que haya mucha o poca normativa, lo importante es aplicar la Evaluación de Impacto, como lo recomienda la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), explicó Romero.

El país obtuvo una baja calificación en la participación y compromiso con los acuerdos de COP21 y en el que ocupó la posición 113, y estabilidad política (90). Según aclaró Romero el mal desempeño (113) se da por el año de referencia (2016), pues los avances más importantes fueron en 2017.

Hay que trabajar en la infraestructura y un ambiente propicio para la innovación (88), afectado por el indicador de calidad de transporte (98) y logística (88). El análisis puso sobre la mesa la educación (68), y la participación global de reservas de combustibles fósiles (90).

Finalmente, el enfoque en el precio es importante, señaló Romero, y por lo tanto es necesario mover el sistema a uno más eficiente en el cual la demanda participe y se eliminen las restricciones “están demasiado altas”.

FUENTE EL COLOMBIANO

“Guerra comercial sería un desastre económico”: China.

Cualquier guerra comercial con Estados Unidos sólo traería desastres para la economía mundial, dijo el domingo el ministro chino de Comercio, Zhong Shan, mientras Pekín aumentaba sus críticas sobre los aranceles para metales propuestos por Washington en medio de temores sobre sus efectos en el crecimiento mundial.

Después de la presión de sus propios aliados, Estados Unidos abrió el camino para más exenciones de los aranceles del 25 % sobre las importaciones de acero y del 10 % sobre el aluminio que el presidente estadounidense Donald Trump estableció la semana anterior.

El sábado, la Unión Europea y Japón exhortaron a Estados Unidos a otorgarles exenciones de los aranceles de importación de metales, y Tokio animó a calmar los ánimos.

Zhong dijo que su país no quiere una guerra comercial y no la iniciará. “No hay ganadores en una guerra comercial. Sólo traerá desastres a China, Estados Unidos y el mundo”.

Añadió que, aunque China puede manejar cualquier desafío y está dispuesta a defender decididamente sus intereses, los dos países continuarán hablando.

FUENTE EL COLOMBIANO

Fitch Ratings dice que reforma pensional en Colombia es urgente.

“La reforma pensional en Colombia es cada vez más urgente”. Así lo consigna la calificadora de riesgos Fitch Ratings en su más reciente informe sobre los fondos y administradores de activos e inversiones, con lo que se suma a las voces que vienen advirtiendo sobre la necesidad de esta transformación, como la Comisión del Gasto y la Inversión Pública y algunas instituciones (Anif y Asofondos).

En el documento, la evaluadora internacional sostiene que aunque no hay un consenso en el país sobre las propuestas para modificar ese modelo pensional, sí hay acuerdo en que, de no realizarse, el sistema público o régimen de prima media, administrado por Colpensiones, será insostenible financieramente, dada la alta carga fiscal que implica, siendo este financiado a través del presupuesto nacional.

Fitch tampoco sugiere los cambios que debe adoptar el régimen pensional colombiano, pero enumera algunas consideraciones y propuestas que han planteado distintos grupos, como el incremento en la edad de jubilación de los cotizantes y en el tiempo que deben hacerse los aportes.

“Si bien existen distintas iniciativas, para Fitch, las medidas que se tomen deberán propender por garantizar la sostenibilidad financiera del sistema”, se lee en el texto.

No obstante, la calificadora recuerda que para este año el pago de pensiones sumará unos 41,1 billones de pesos, lo que equivale al 17,5 % del presupuesto general de este año, y menciona que los sistemas pensionales actuales (prima media y ahorro individual) no deberían competir entre ellos.

Sin comentarios

Consultada acerca de la urgencia de acometer una reforma pensional, como lo plantean Fitch y otras entidades, Adriana Guzmán Rodríguez, presidenta de Colpensiones, evitó emitir alguna opinión y señaló que: “nosotros somos un simple operador, los temas de políticas les corresponde a los ministerios de Trabajo y Hacienda” (ver Dicen de…).

La funcionaria aclaró que aunque el presupuesto de 2018 contempla una partida mayor a los 40 billones de pesos para atender a los pensionados, de ese monto Colpensiones recibirá unos 14 billones, los restantes 26 billones se orientan a los regímenes especiales que no los administra esta entidad oficial (magisterio, fuerzas militares).

Por su parte Asofondos (gremio de los fondos de pensiones y cesantías privados) ha insistido en que la discusión de una reforma pensional debe centrarse en cómo diseñar un sistema que incremente la cobertura, que sea equitativo y sostenible en el tiempo, y no en quien administra el sistema.

Pero, la agremiación se declara partidaria de que en el país haya un solo sistema pensional, con diferentes pilares, acabando con la coexistencia de dos regímenes contributivos que, en lugar de complementarse, compiten uno con otro, dando lugar a arbitrajes que favorecen a los sectores de más altos ingresos.

A su turno, Anif (asociación de entidades financieras) cuestionó que Colombia lleva décadas debatiendo la necesidad de una reforma pensional lo que ha generado una “bomba social” de baja cobertura pensional, en la que dos de cada tres ancianos enfrentan el riesgo de caer en la indigencia.

Para esta asociación, una reforma estructural debe incluir el marchitamiento del sistema administrado por Colpensiones, respetando y garantizando todas las obligaciones de aquellos que opten por dicho sistema antes de enero de 2019 y estructurándose un generoso régimen de transición.

Así, dijo Anif, Colpensiones seguiría atendiendo sus obligaciones por lo menos hasta el año 2100, pero con el tiempo sus obligaciones más importantes tendrían que ver con los Beneficios Económicos Periódicos (BEPS), un esquema de protección que asegura ingresos para quienes no alcanzan a ahorrar para obtener la jubilación al término de su vida productiva.

FUENTE EL COLOMBIANO