Este martes, nueva jornada de movilizaciones del paro nacional en Medellin

Medellín vivirá este martes una nueva jornada de protestas en el marco del paro nacional que vive Colombia hace ya poco más de tres semanas. La Central Unitaria de Trabajadores en Antioquia (Cut), que conforma el Comité del Paro en este departamento, convocó a los ciudadanos a concentrarse a la 1:00 p.m. en el Parque de las Luces, para marchar por la Av. Ferrocarril hasta el Parque de los Deseos, donde habrá un concierto denominado “cacerolazo sinfónico”.

Jaime Montoya, presidente de la Cut, señaló a medios de comunicación que las movilizaciones programadas continúan “frente a la desidia y la manera calculada del Gobierno, la manera mañosa en la que el presidente está tratando de agotarnos que porque estamos en diciembre, desconociendo las gigantescas manifestaciones”. Las últimas protestas en Medellín, desarrolladas en su mayoría de forma pacífica, han seguido rutas similares y si usted no va a participar y desea programar su movilidad, tome en cuenta calles alternas.

Las protestas se darán en paralelo con la tercera reunión entre gremios y representantes de trabajadores en Bogotá, con el objetivo de negociar el aumento al salario mínimo que regirá en 2019. Se prevé que entre las propuestas de ambas partes de la mesa haya una gran diferencia.

Universidad Nacional, extiende su horario

El Consejo Superior de la Universidad Nacional, sede Medellín, decidió en las últimas horas aprobar la extensión, una vez más, del semestre académico 2019-2 debido a la imposibilidad de cumplir el calendario por el paro nacional, en el que los estudiantes han tenido una importante participación.

En una resolución de noviembre el ente académico había presupuestado que el semestre terminaría el 29 de enero. Sin embargo, y ante el paro estudiantil, se decidió que a partir del 20 de enero las comunidad académica deberá retomar clases y culminar 10 semanas de estudio que están pendientes de ese ciclo.

El centro universitario hace un llamado a la sociedad a aceptar el desafío de “alentar los reclamos sociales sin afectar negativamente los bienes ni las instalaciones, propendiendo por hacer de la Universidad un territorio de paz y de democracia, en el que las actividades académicas y misionales no sean relegadas ni suspendidas”.

FUENTE EL COLOMBIANO